Tu Futuro

PREPARAR UN BUEN CV

CONSIGUE MEJORAR TU PRESENTACIÓN SIGUIENDO ESTOS
TRES CONSEJOS BÁSICOS

CONSEJOS

Antes de ponerte a redactar el currículum conviene que conozcas y tengas presente unas sencillas reglas esenciales que te ayudarán a lograr un buen currículum, conciso y bien estructurado. ¡No las olvides¡

1. Sé breve, conciso y directo. Tu currículum no debe pasar de una o dos hojas, como máximo.

2. Utiliza un papel de color blanco o de colores claros, en formato DinA4 y de calidad.

3. Escribe con una fuente legible y con una presentación espaciada que facilite la lectura.

4. No lo escribas a mano, a menos que así lo exija la empresa. Es preferible escrito en ordenador que mecanografiado.

5. Evita los adornos y filigranas, y no abuses de los colores. El curriculum debe transmitir profesionalidad. Ayúdate de negritas y destacados para lograr una mayor claridad.

6. Respeta los márgenes, deja espacio entre los párrafos y escribe por una sola cara del folio.

7. Cuida el estilo y evita los errores de ortografía. Exprime al máximo tu riqueza verbal, utiliza sinónimos y evita las repeticiones excesivas. Somételo a la lectura de terceros por si se te ha pasado algo.

8. No conviene utilizar abreviaturas.

9. Sé honesto. Muestra tus mejores habilidades, resalta lo que te conviene resaltar, tus logros, y maquilla los fracasos, pero nunca inventes.

10. Sé positivo. Vende lo mejor de ti mismo de forma breve, concreta y sencilla.

11. Recuerda que no hace falta incluir los documentos y títulos acreditativos, a no ser que lo soliciten.

12. Envía siempre originales, nunca fotocopias.

13. La fotografía que adjuntes ha de ser reciente y de tamaño carnet. Preferiblemente en color.

CÓMO ESTRUCTURARLO

Datos personales: Nombre y apellidos, DNI, lugar y fecha de nacimiento,  dirección personal, número de teléfono de contacto, dirección de correo electrónico…

Formación académica: Estudios realizados, indicando fechas, centro, y lugar donde se han realizado.

Otros Títulos y Seminarios: Estudios complementarios que mejoran tu formación universitaria, indicando las fechas, el centro y el lugar donde fueron realizados.

Experiencia Profesional: Contratos, convenios y colaboraciones. Experiencia laboral relacionada con los estudios universitarios o que puedan ser de interés para la empresa que desea contratarte. No olvides señalar las fechas, la empresa dónde trabajaste y las funciones y tareas llevadas a cabo.

Idiomas: En este apartado mencionarás los idiomas que conoces y tu nivel. Si obtuviste algún título reconocido, como por ejemplo el ‘First Certificate’ en Inglés, que acredite tus conocimientos en estos ámbitos, indícalo.

Informática: Señala aquellos conocimientos informáticos que poseas: sistemas operativos, procesadores de texto, hojas de cálculo, bases de datos, diseño gráfico, internet, etc.

Otros Datos de Interés: En este último apartado señala todos aquellos aspectos que no han sido incluídos todavía, tales como: Carné de conducir, disponibilidad, etc.

PREPARA LA ENTREVISTA

¿Cómo hacer una entrevista perfecta?

1. Busca un aspecto correcto: Recuerda siempre que cuando vas a una entrevista de trabajo es primordial causar una buena primera impresión. En esta sociedad las cosas siguen entrando por los ojos, y, aunque no tenga nada que ver, un primer juicio de valor siempre se hace en base al aspecto. Por ello es tan recomendable presentar siempre un aspecto pulcro, arreglado y aseado.

2. Conoce tu propio Currículum: Cuando vas a una entrevista suele ser porque ya has pasado una primera criba con tu Currículum Vitae (CV), pero eso no significa que no te vayan a preguntar acerca de él. Por eso, tendrías que ir preparado para contestar a todo tipo de preguntas. Ahora que empieza a implantarse cada vez más la costumbre de incluir el epígrafe “Aficiones”, no deberías sorprenderte de que tu interlocutor comparta alguna de ellas. Para todo esto y más tienes que tener una respuesta: ¿cómo fue la estancia en la Universidad, o en el Instituto? ¿Dónde, cómo y por qué conseguiste esas otras habilidades y/o conocimientos que no forman parte de la vida o el temario académico normal? ¿Qué crees que puedes aportar a la empresa? Incluso para la más desestabilizadora e inesperada de las preguntas, hecha, a menudo, con la intención de pillarte por sorpresa y tantearte un poco.

3. Habla con claridad y corrección: Tienes que saber expresarte y eso significa no sólo hablar con un tono claro y seguro, y con confianza , sino también utilizar un lenguaje correcto. No tienes que ser refinado, ni culto, basta con ser correcto. Sé preciso, no te explayes dando información que no te ha sido preguntada. Ve siempre al punto, al quid de la cuestión. Nada de detalles vagos. Sólo se responden de forma abierta las preguntas abiertas. Pero si te preguntan algo concreto, responde algo concreto. Por último, se amable.

4. Controla tus gestos: Ten por seguro que todo lo que hagas será analizado en detalle, desde la postura en la que te sientes hasta dónde y cómo apoyes las manos, pasando por dónde posas la mirada y cómo mueves las manos. Y todo tiene un significado. En conjunto, tienes que mostrar respeto, atención, confianza, interés, y facilidad de trato ( no estés nervioso, no cruces brazos ni piernas ,no exageres tu confianza, sonríe y mira a tu interlocutor a los ojos).

5. Se tu mismo/a: Si estás haciendo una entrevista para un trabajo en el que probablemente vayas a estar más de dos meses, la empresa quiere saber de antemano que tú no vas a representar un problema, que tu personalidad se puede adaptar o complementar a las de los demás empleados, y eso no pueden saberlo si no les muestras antes cómo eres. Si contentas como un robot, sin emoción, será más difícil integrarte en el grupo, y para eso siempre pueden comprar otro ordenador.

ESCRÍBENOS

ESTAMOS SEGUROS DE PODER AYUDARTE. SI TIENES DUDAS, CONTACTA CON NOSOTROS 😉